CV WIZARD
CV wizard, la plataforma para crear tu currículum en 3 pasos
diciembre 28, 2018
NIÑOS SUPERDOTADOS
Niños superdotados: detección y educación
enero 29, 2019

Despido por absentismo: así se computan las faltas de asistencia

DESPIDO POR ABSENTISMO

¿Has faltado muchos días al trabajo en los últimos meses y te preocupa que tu empresa pueda prescindir de ti? El Tribunal Supremo, en una sentencia del 19 de marzo de 2018, unificaba la doctrina para determinar cuándo se puede efectuar un despido objetivo por faltas de asistencia. A continuación, detallamos los puntos clave del despido por absentismo y qué supuestos se excluyen en esta extinción de la relación entre empresa y trabajador.

Despido por absentismo: cuántos días son necesarios para que se produzca

El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores establece que un despido por absentismo será objetivo cuando:

  • Las ausencias al trabajo alcancen el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos. Sin embargo, el total de faltas en los 12 meses precedentes ha de suponer un 5% de las jornadas hábiles.
  • Las faltas al trabajo representan un 25% de las jornadas hábiles en 4 meses discontinuos (en un periodo de 12 meses).

Por otra parte, es importante realizar tres aclaraciones:

  • Se contemplan faltas al trabajo intermitentes y no consecutivas, aunque las faltas estén justificadas.
  • Se computan las jornadas en las que el trabajador se ausenta del puesto de trabajo durante todo el día. Es decir, no se computan faltas de puntualidad.
  • El 5% de absentismo durante el periodo de 12 meses se ha de computar hacia atrás desde la fecha del despido, según establece el Tribunal Supremo.

Si, finalmente, el despido por absentismo es objetivo, el trabajador tiene derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades y a ser preavisado con 15 días de antelación mediante una carta de despido. Si la empresa no cumpliera con este último requisito está obligada a pagarle al trabajador la falta del preaviso. Ahora bien, si el despido por absentismo se produjera por faltas injustificadas, el trabajador no tendría derecho ni al preaviso ni a la indemnización. El motivo de esto radica en que, previsiblemente, se trataría de un despido disciplinario (se basa en una conducta imputable del trabajador que constituye una falta sancionable, como podrían serlo las faltas de asistencia injustificadas).

Qué casos se excluyen en el despido objetivo por absentismo

En el apartado anterior hemos afirmado que, aunque las ausencias al trabajo sean justificadas, pueden ser motivo de despido por absentismo. Sin embargo, hay situaciones en las que el trabajador se ausenta de su puesto de trabajo y que no pueden ser tenidas en cuenta para un despido por absentismo. Se trata de estos supuestos:

  • Tratamiento médico de cáncer o por enfermedad grave.
  • Bajas derivadas de violencia de género (acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de salud).
  • Enfermedad o accidente no laboral de más de 20 días consecutivos. Si el trabajador sufre una recaída y los periodos de baja por enfermedad han sido inferiores a 20 días, entonces no se pueden excluir del cómputo.
  • Bajas por embarazo, lactancia, maternidad y paternidad.
  • Accidente de trabajo.
  • Vacaciones.
  • Licencias retribuidas.
  • Huelga legal.
  • Actividades de representación legal de los trabajadores.

¿Tu empresa te ha despedido por absentismo y no estás de acuerdo? Es necesario que sepas que tienes derecho a impugnarlo en el plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efectos de la medida. Lo primero que debes hacer es presentar una papeleta de conciliación laboral y, si no se llega a ningún acuerdo, el siguiente paso es presentar una demanda ante los juzgados de lo social.

¿Tienes alguna duda o matiz que aportar? ¡Escribe lo que piensas en los comentarios!

 

¡Llámanos ahora!