Los mejores portales de empleo
septiembre 11, 2018
Formación de protección de datos para trabajadores (nuevo Reglamento)
septiembre 19, 2018

Cómo afrontar la pérdida de empleo

perdida de empleo

Una mujer muy sabia me dijo una vez que el trabajo ordena la vida, y es una frase que no se me va de la cabeza. Más allá de que trabajar sea necesario para obtener un sustento económico, algo que resulta evidente, es una forma de ordenar la vida y de gozar de estabilidad y tranquilidad mental. A veces, por desgracia, se viven situaciones como la pérdida de empleo o un paro de larga duración que pueden desembocar en estados de ansiedad o depresión. En PLATEA FORMACIÓN sugerimos algunos consejos sobre cómo afrontar la pérdida de empleo.

Pérdida de empleo: no es el final, solo un nuevo comienzo

  • No duermas más de lo necesario. En vacaciones o los fines de semana es normal levantarse tarde. Sin embargo, la diferencia entre estar de vacaciones y estar desempleado es que este segundo caso es una situación impuesta (la mayoría de las veces) que no sabes cuándo tocará a su fin. Pasarse el día durmiendo deprime y resta energía, así que intenta levantarte todos los días temprano y a la misma hora, a las 9 de la mañana, por ejemplo.
  • Buscar trabajo es un trabajo. Márcate una rutina. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo: lleva mucho tiempo consultar a diario todos los portales de empleo en los que estás inscrito, consultar Linkedin, realizar búsquedas para encontrar empresas en las que encaje tu perfil. Trata de llevar a cabo esta tarea todos los días y a la misma hora, tal y como si fuera un trabajo. No apliques a lo loco: personaliza tu currículum, redacta cartas de presentación. Intenta no mandar el currículum a ofertas que realmente sabes que no te interesan de antemano, puesto que al final es una pérdida de tiempo. Si llevas un registro de todas las ofertas a las que has enviado tu candidatura, mejor.
  • Aprovecha la pérdida de empleo para crecer a nivel profesional. Un trabajo resta mucho tiempo y en ocasiones no podemos hacer cosas que nos gustaría, como formarnos. El desempleo es el momento idóneo para enriquecer tu perfil profesional e incluso darle un nuevo enfoque. Mantente al día de las informaciones más punteras en tu sector y haz algún curso de una disciplina que no domines. En PLATEA FORMACIÓN, por ejemplo, tenemos un amplio catálogo de cursos online y cursos presenciales que te pueden resultar interesantes. Si el dinero te supone un problema, no te preocupes: el SEPE y Garantía Juvenil cuentan con cursos gratuitos para personas en situación de desempleo.
  • Haz ejercicio. Este consejo es fundamental, puesto que con el ejercicio físico se liberan endorfinas que nos proporcionan sensación de bienestar. No se trata de que realices deporte a disgusto: busca aquella actividad que se adapte a tus preferencias y a tu preparación física, y ya verás cómo estás más animado/a.
  • No pienses a todas horas en tu situación. Hay personas que cuando tienen un problema no pueden evitar darle mil vueltas y  hablar de él con todo el mundo. Aunque está bien desahogarse, el hecho de divagar todo el tiempo sobre lo mismo deprime y hace que lo tengamos presente a todas horas. Sé que es complicado pero, aunque en un principio pueda no parecer así, la pérdida de empleo no es el final, solo un nuevo comienzo. Tampoco pienses que va a durar eternamente, se trata de una situación absolutamente pasajera.
  • Es el momento perfecto para disfrutar de tus aficiones. Intenta sacar el lado positivo a la pérdida de empleo y, en el tiempo que dura esa situación, aprovecha para leer los libros que tenías pendientes y para ver todas las series y pelis que cuando trabajabas no te daba tiempo. Sal a dar paseos, cocina, viaja… ¡Disfruta de tus aficiones ahora que puedes!
  • Haz networking. Entérate de si hay eventos interesantes en tu sector y acude a los que te sea posible. Lleva siempre contigo una tarjeta de presentación y entabla conversación con personas que creas que puedan resultarte interesantes a la hora de encontrar un nuevo trabajo.
  • Sal de casa y relaciónate. Otro de los beneficios que posee el hecho de trabajar es que te obliga a relacionarte con personas ajenas a tu entorno. Es fundamental que cuando estés desempleado realices planes que te animen y con los que puedas socializar y divertirte.

¿Hay alguna otra clave que a ti te haya ayudado? ¡Cuéntanosla!

¡Llámanos ahora!