QUÉ NECESITAS PARA ESTUDIAR EN EL EXTRANJERO
Qué necesitas para estudiar en el extranjero
abril 16, 2019
FRASES DE MADRE
10 Frases de madre que te van a sonar
abril 30, 2019

Día del Libro: obras para lectores incansables

DÍA DEL LIBRO

Leer, al igual que viajar, abre la mente y el corazón. No solo te permite vivir muchas vidas, sino que además te invita a pensar de forma divergente y a comprender otras opiniones y otras maneras de sentir. El origen de la celebración del Día del Libro está relacionado con el fallecimiento de dos escritores con una relevancia mundial: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. El nombre de esta empresa, PLATEA FORMACIÓN, alude irremediablemente al mundo de la cultura, por lo que no podemos (ni queremos) obviar esta fecha tan especial del calendario. Recogemos algunas obras que creemos imprescindibles para amantes de la literatura.

Día del Libro: obras que debes devorar

-Cien años de soledad (Gabriel García Márquez). Si amas la literatura tienes que leer este clásico en algún momento de tu vida. Gabriel García Márquez evoca la pasión y los sentimientos como solo él puede hacerlo. Macondo y la historia de la familia Buendía es un placer que te debes autorregalar, sobre todo porque no encontrarás otra novela como esta. El carácter de José Arcadio Buendía, el tesón de Úrsula Iguarán o aquella Rebeca que come cal de las paredes son personajes que viajarán contigo a lo largo de tu vida. Si encuentras una edición que incluya un árbol genealógico lo agradecerás, créenos.

-Romeo y Julieta (William Shakespeare). Romeo y Julieta es una obra de teatro, lo sabemos, pero es que el teatro también se lee. Si no has tenido la suerte de ver representado este trabajo de Shakespeare, lo que no podemos perdonarte es que no lo hayas leído. El amor de Romeo y Julieta, ese amor trágico que traspasa la muerte, es universal. El odio de los Capuleto y los Montesco con Verona de fondo es un relato imprescindible que recomendamos en este Día del Libro.

-Orgullo y prejuicio (Jane Austen). Es bastante probable que si alguien te pidiese que enumeraras tus libros favoritos, la mayoría hayan sido escrito por autores y no por autoras. La solución no pasa por dejar de leer a escritores, sino por tomar conciencia de ello y leer también a escritoras, que las hay brillantes. Un amante de la literatura debe conocer la escritura de Jane Austen, y Orgullo y prejuicio es una obra maravillosa para asomarse a su pluma. Elizabeth Bennet, el señor Darcy, y el peso que adquiría la posición social en las relaciones de pareja en el siglo XIX explican que incluyamos Orgullo y prejuicio en esta selección que hemos redactado para el Día del Libro.

-Un cuarto propio (Virginia Woolf). En una época en la que el término «feminismo» está en boca de todos, la lectura de esta obra de Virginia Woolf casi se torna una obligación. Woolf ahonda en la necesidad imperiosa que precisaban las mujeres que querían llevar a cabo una actividad artística de poseer independencia económica y una habitación propia. ¿Cómo se puede escribir una obra literaria si el proceso se lleva a cabo en la mesa de una cocina con numerosas interrupciones? Es un ensayo imperdible que conduce a la reflexión.

-A sangre fría (Truman Capote). Esta obra de la que hablamos en el Día del Libro está indicada de forma especial para periodistas. Capote relata el asesinato de cuatro miembros de la familia Clutter en Holcomb, Kansas. El autor profundiza tanto en la personalidad de Dick y Perry, los asesinos, y en los detalles del crimen, que aunque desde el principio conozcas el final sientes miedo cuando lees el libro. Cabe resaltar que se trata de una novela de no ficción, tal y como la bautizó Capote, y eso es lo que provoca más terror.

-Saga Dos amigas (Elena Ferrante). ¿No es cierto que las cosas más sencillas son a veces las que más nos marcan en la vida? ¿Y hay algo más sencillo y bello que narrar el desarrollo de una amistad a lo largo de los años? Pues este es el hilo conductor de la saga Dos amigas, compuesta por La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida. Una tetralogía que bien podríamos enmarcar dentro del costumbrismo italiano y que escarba en la admiración, la envidia, el machismo… En este Día del Libro os sugerimos que descubráis a esta autora.

Baluarte (Elvira Sastre). Un lector/a incansable devora tanto clásicos como obras contemporáneas, porque a las viejas glorias hay que venerarlas pero no podemos ignorar el presente, y más cuando tenemos escritoras de primer nivel. Si eres de los que no le han pillado el punto todavía a la poesía puedes dar tus primeros pasos de la mano de esta autora segoviana. Elvira Sastre desgrana los sentimientos en primera persona y te vas a sentir identificado/a, te lo aseguramos.

-Pulp (Charles Bukowski). A Bukowski o lo amas o lo odias, no existe término medio, pero en el Día del Libro vemos casi como una necesidad hacer referencia a este escritor. Bukowski es irreverente, descarnado y mal hablado, pero es genial. Si no sabéis quién es Nicky Belane ni la búsqueda del gorrión rojo, solo os vamos a decir una palabra: volad. Volad porque, además, con Pulp os vais a reír a mandíbula batiente.

Bodas de sangre (Federico García Lorca). Se trata de otra obra de teatro pero volvemos a lo mismo: su lectura es un placer. El lirismo y la belleza de los versos de este autor granadino no tienen rival, era un genio en mayúsculas y con todas las letras. Te instamos a que disfrutes con la Novia, con Leonardo, con la Luna… Y es que todo lo que podamos comentar de esta obra maestra se queda corto.

-Pétronille (Amélie Nothomb). Si además de leer eres escritor/a, periodista o simplemente te gusta la vida bohemia, entonces vas a devorar Pétronille en una tarde. Dos escritoras que beben champán en París, y todo esto relatado por Amélie Nothomb. Imprescindible.

 

× Envíanos un whatsapp