GESTIÓN DEL TIEMPO
Gestión del tiempo: trucos para organizarte mejor
julio 23, 2019
PROPOSITOS DE SEPTIEMBRE
Propósitos de septiembre para brillar como profesional
septiembre 3, 2019

Coaching: qué es y en qué se diferencia de la psicología

COACHING

El término coaching se ha popularizado en los últimos años, pero ¿qué significa exactamente? ¿Qué diferencia a un coach de un psicólogo? Pues bien, la palabra coach proviene del inglés y significa entrenador, y coaching designa el entrenamiento que recibe una persona para llegar de un estado actual a otro deseado. Veamos más detalles de este singular entrenamiento.

Coaching: qué es y algunos de sus principios

ASESCO, la Asociación Española de Coaching, define esta disciplina como el entrenamiento confidencial y diseñado a medida para cada cliente que ayuda a cubrir el vacío que se genera por ser consciente de dónde se está y dónde se desea llegar. El coaching, que se implantó en Estados Unidos en los años 80 y que ahora ha llegado a numerosos países europeos y de Latinoamérica, no es una terapia psicológica sino un trabajo continuado para que las personas cumplan los objetivos que se han marcado. Vamos a citar algunos de los principios del coaching:

El coach debe actuar como un espejo. El primer paso para que cualquier persona logre lo que pretende es el autoconocimiento: saber quién es y qué quiere conseguir. El coach, a través de preguntas y mediante la conversación, enfocará su trabajo a que el coachee (cliente) tome conciencia de sí mismo y se plantee cuál es el camino para obtener lo que desea.

-La pregunta es una de las herramientas clave del coaching. Una de las herramientas de trabajo fundamentales del coach son las preguntas, que han de utilizar el lenguaje del cliente y que miran hacia el futuro. El objetivo es que el cliente tome el hábito de hacerse preguntas, de reflexionar sobre su realidad.

-El coach debe adaptarse y tener presente que nadie posee la verdad absoluta. Un buen coach sabe que cada persona tiene una personalidad y una manera de actuar diferente, así que ha de adaptar las sesiones en función de cada cliente. Además, la realidad no es rígida y se puede observar desde distintas perspectivas, que en muchas ocasiones son igual de válidas.

-Orientación al cambio. Las sesiones de coaching han de ser un vehículo para que el coachee descubra sus fortalezas y sus debilidades, para que oriente su conducta hacia el objetivo que quiere conseguir y para que se sienta responsable de todo este proceso. Una vez que se conoce qué obstáculos impiden la consecución de un objetivo, lo que se debe hacer es transformarlos para que dejen de suponer una dificultad.

¿Qué diferencia al coaching de una terapia psicológica?

Como hemos comentado antes, el coaching no es una terapia psicológica. Mientras que un psicólogo tiene pacientes y puede tratar trastornos sanitarios como la ansiedad o el estrés, un coach tiene clientes o coachees y no está autorizado para solucionar este tipo de alteraciones. Aunque el coaching esté basado en la psicología, un coach es un profesional experto en habilidades comunicativas, mientras que el psicólogo ha profundizado en la universidad sobre el conocimiento de la mente humana.

Por último, apuntamos que el coaching puede durar unas pocas sesiones, y en cambio una terapia psicológica puede extenderse durante varios años. En nuestra Escuela de Competencias hemos preparado un taller de coaching, así que si te interesa te invitamos a que nos llames o nos escribas para que te demos todos los detalles.

× Envíanos un whatsapp